lunes, mayo 17, 2021
HomeConoce más12 propósitos financieros para 2021

12 propósitos financieros para 2021

El 1 de enero no es sólo una fecha en el calendario, sino que, al iniciar el año, nos da la oportunidad de comenzar de nuevo y enmendar nuestros errores, muchos de ellos financieros. ¿Estás harto de tener que rogar dinero a familiares y amigos? Con estos 12 propósitos y un poco de fuerza de voluntad, podrás sanear tu economía durante 2021.

1.       Recorta gastos. El dinero no desaparece mágicamente de tus manos, te lo gastas. Anota en una libreta cada una de las adquisiciones de bienes y servicios que realizas durante toooodo el día. Incluye el refresco y la quesadilla que te tomas con tus compañeros de trabajo, la propina que le das al franelero por ayudarte a estacionar tu auto y las papitas que añades en la compra del supermercado mientras esperas en la fila. ¿De verdad no puedes recortar algunos pesos?

2.       Planifica. Saca lápiz y papel. ¿No te gustan las matemáticas? Menos te gustará perder dinero. Si quieres que tu quincena rinda más, debes planificar a qué destinarás tu riqueza. Apunta en un papel tus gastos fijos, variables (los más ajustados a la realidad que puedas) y los ingresos que tengas. ¿No te salen las cuentas? Regresa al propósito número 1 e insiste en recortar gastos.

3.       Paga deudas. Ahora que has recortado gastos es momento de destinar los recursos que antes perdías en caprichos a sufragar pendientes financieros. Inicia con los créditos de mayor interés y continúa con las deudas contraídas con conocidos, amigos y familiares (sí, a mamá hay que devolverle el dinero que nos adelantó hace unos meses, es nuestra obligación).

4.       No contraigas deudas. Ya has pagado, así que, ¡por favor!, no caigas otra vez en el mismo error. ¿Quieres celebrar una boda, hacer un viaje, comprar una nueva televisión? Piénsalo una, dos o tres veces hasta desechar la idea o ahorrar lo suficiente para sufragar el gasto, pero no contrates ese crédito en el que estás pensando.

5.       Compara productos financieros. Sale, quieres contratar un crédito. Si te empecinas en ello, por lo menos adquiere el ‘menos malo’. Debes comparar el Costo Anual Total (CAT), la tasa de interés, comisiones, plazo de pago… Esta regla sirve también para hipotecas, tarjetas de créditos o seguros. Si te haces bolas con tanta variable, puedes consultar las herramientas para comparar productos financieros elaboradas por la  Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

6.       Idea objetivos de ahorro a corto plazo. ¿Quieres irte a Cancún de vacaciones? Piensa cuánto dinero necesitarás, divide esa cifra entre los días que restan para tu soñado viaje e introduce esa cantidad cada día en una alcancía. ¡Aviso! El cochinito no se puede romper hasta que no consigas tu meta.

7.       … y a mediano plazo. Visualízate en cinco años. Si te imaginas con una maestría, un coche o un nuevo trabajo, necesitarás más dinero. Puedes retirar una cantidad fija de tu nómina cada mes para tal fin.

8.       Piensa en el retiro. Quizá creas que tu cumpleaños número 65 está lejos, pero casi con total seguridad llegará, así que prepárate para ello. No te conformes con las aportaciones obligatorias a tu Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), añade más dinero. Puedes pensar además en la contratación de un plan privado de pensiones.

9.       Ahorra pagas extra. Utiliza ingresos extra como el aguinaldo o el reparto de utilidades para aumentar tu ahorro y no cuentes con ellos para tus gastos cotidianos.

10.   Invierte. No hace falta ser un magnate para incursionar en el mundo de la inversión. Con pocos miles de pesos puedes contratar mecanismos que entrañan casi cero riesgos, como los Cetes, los pagarés o fondos de ahorro conservadores. Compara rendimientos y adelante.

11.   Contrata un seguro. De auto, de casa o de vida. Invertir en tranquilidad implica muchas veces contratar una cobertura. Eso sí, comprueba bien qué incluye y qué no cada producto financiero para elegir cuál se adapta mejor a tus necesidades.

12.   Infórmate sobre finanzas. No hace falta ser un bróker experto pero sí estar familiarizado con conceptos como comisión, tasa de interés, rendimiento o fondo de ahorro. 

más leídas