lunes, mayo 17, 2021
HomeConoce másCentenario y famoso prostíbulo en Panamá es víctima de la Covid

Centenario y famoso prostíbulo en Panamá es víctima de la Covid

La pandemia ha detenido, casi en su totalidad, la vida nocturna de Panamá.

Bares y discotecas son sitios que, al igual que las escuelas y universidades, permanecen cerrado, así como los famosos burdeles, prostíbulos o, como son conocidos en este país, “antros”, “puteros” o “pelo pelo”.

El terreno está siendo vendido a 900 mil dólares.

Y esta crisis sanitaria dejó al primer caído de estos meses de inactividad, el que se jactaba de promocionar que era el más antiguo del país, casi con la misma edad de la República. Su nombre: La Gruta Azul.

Ubicado en el corregimiento de Río Abajo, esta semana salió en redes sociales una información en la que se pone en venta el terreno en donde se ubica la legendaria edificación, a un precio de US$900 mil, negociables.

De una vez, la información se hizo tendencia en Panamá y desataron un sin número de comentarios acerca del reconocido local, que había sido remodelado por última vez, hace cinco años.

No se conoce con exactitud cuando La Gruta Azul abrió las puertas y si fue contemporáneo del inicio de la vida republicana, que data de 1903, pero lo cierto es que este prostíbulo está en un sector que fue utilizado como sitio de descanso para los trabajadores que participaron en la construcción del Canal de Panamá y el cual, a lo interno de sus calles, guarda recuerdos de esa época, como grandes edificios de varias plantas y minúsculos cuartos.

La Gruta Azul, al igual que otros “puteros”, tuvo que cerrar sus puertas ante la cuarentena que se impuso en el país, a finales de marzo, debido a la pandemia por la Covid-19.

“Esperamos volver a servirles dentro de poco tiempo. Hasta pronto”, fue el mensaje que colocó la administración del burdel en su página en internet. Sin embargo, ese poco tiempo se ha traducido en casi 8 meses sin poder volver a operar, así como ocurre con sitios similares y otros lugares de diversión nocturna.

El terreno está siendo vendido por 900 mil dólares

Este lugar también fue famoso, no solamente por sus “show” o las historias que puedan contar sus 25 cuartos, sino porque a finales de los años 80, su propietario, el español Manuel Vásquez López, fue asesinado en Portobelo, poblado turístico de la provincia de Colón, al norte de la Ciudad de Panamá.

Lo llamativo de este hecho delictivo es que el victimario fue su propio hijo, José Beladino Vásquez, quien fue condenado por un tribunal panameño en ausencia, ya que se fugó del país.

Aparentemente, el móvil de este parricidio, por el que José Beladino contrató a un sicario y un militar, que en esos años mandaban en el país, fue hacerse de la herencia de Vásquez López.

Quizás, tanto tiempo de inactividad propicie el cierre de otros lugares legendarios en las calles de la capital de Panamá. La Gruta Azul se une a otros sitios que ya fueron desmantelados como un histórico casino, que luego fue convertido en una escuela particular y que por mucho tiempo fue conocido como el IJA del Casino, que se ubicaba en el barrio de La Exposición, cerca del Casco Antiguo.

Estos lugares fueron herencia de la presencia de soldados estadounidenses en Panamá, durante un siglo, debido a la construcción, administración y defensa del canal, esa portentosa obra de ingeniería cuya existencia propició varios episodios de lucha nacionalista por la soberanía en esa franja de tierra.

más leídas