lunes, mayo 17, 2021
HomeConoce másComunidad internacional condena toma de Capitolio en Estados Unidos: Xilotl Ramírez

Comunidad internacional condena toma de Capitolio en Estados Unidos: Xilotl Ramírez

  • Por José Evaristo Ramón Xilotl Ramírez, Embajador de México en retiro, ex Cónsul en Houston, Texas, y actual Director de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Anáhuac Puebla.

Al exterior, el asalto al Capitolio ha cuestionado duramente la democracia estadounidense. En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a la prevalencia de la democracia y la paz. La Canciller alemana Angela Merkel lamentó las “perturbadoras” imágenes y culpó a Trump de haber contribuido a una atmósfera propicia para este tipo de incidentes. Emmanuel Macron, presidente de Francia, lamentó que “en una de las democracias más antiguas del mundo, los partidarios de un presidente saliente toman las armas para desafiar los resultados legítimos de una elección”. Maria Zajarova, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, llamó al hecho como un acto interno, mientras señaló al sistema electoral estadounidense como “arcaico” y que “no cumple los estándares democráticos”, mientras que Hosán Rohani, presidente iraní, señaló este evento como parte de “la aniquilación de la democracia occidental”, y el mandatario turco lo calificó como una “desgracia para la democracia”. China, por medio de Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Exteriores, expresó que el incidente será superado para continuar con “la paz, la estabilidad y la seguridad”. Otros líderes y organismos internacionales que condenaron los hechos fueron el mandatario argentino, Alberto Fernández, la ONU y la Unión Europea. 

Al interior, diversos legisladores han pedido poner en marcha la 25ª Enmienda de la Constitución para retirar a Trump de la Presidencia, al culparlo de incitar a los manifestantes que entraron violentamente al edificio del Capitolio. “Los pedidos de destitución se han ido difundieron rápidamente en las redes sociales entre legisladores demócratas, comentaristas y hasta algunos republicanos”. Adam Kinzinger, congresista republicano, fue el primero de su partido en hacer esta petición, “el presidente provocó esto, el presidente no es apto, el presidente no está bien”. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumper, escribió “este presidente no puede estar en el cargo un día más”. Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes, dijo que destituir a Trump es “una urgencia de suma importancia”. Otros congresistas demócratas fueron Ted Liu, Charlie Crist, Ilhan Omar, entre otros. También se sumó Leon Russell, presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), el exfiscal general William Barr, aliado de Trump hasta hace un mes, y Anthony Scaramucci, ex director de comunicaciones de la Casa Blanca de Trump. Por su parte, Biden señaló a los manifestantes como “una turba desenfrenada. Insurrectos. Terroristas domésticos”, mientras señaló a Trump de “incitar a una turba para atacar el Capitolio”, sus representantes, y al propio vicepresidente Pence “para evitar que el Congreso ratificara la voluntad del pueblo estadounidense”.  

Esta serie de acontecimientos provoca diversas reflexiones

1. Es un hecho sin precedentes 

2. Fue instigado por el ejecutivo federal de ese país. 

3. Provoca la reflexión si el sistema electoral estadounidense necesita reformarse, para evitar los potenciales mecanismos de desconocimiento de la voluntad popular

4. Daña profundamente la imagen de la democracia estadounidense, que siempre ha sido un referente a escala mundial.  

5. La elección de personajes que no son políticos profesionales lleva al poder a personas no preparadas y de bajo nivel emocional para la alta responsabilidad de Presidente de los Estados Unidos.  

6. El desdén por el sistema multilateral, establecido y sostenido por los mismos Estados Unidos durante los últimos 100 años -al cual afectó gravemente la política exterior de la administración Trump-, vuelve a recordar el aserto aquel de que para elegir presidente de esa nación debe votar todo el mundo y no solamente dejar esa responsabilidad en el elector estadounidense, que además queda mediatizado y alterado por el sistema de votos electorales. Mismo que, en los últimos 30 años, tres veces ha demostrado la ilógica de que, pese a la voluntad de la mayoría manifestada a través del voto directo, gana la elección un presidente por voto electoral y recibe el poder sin el mayor apoyo popular. 

José Evaristo Ramón Xilotl Ramírez es Embajador de México en retiro, fue Cónsul de México en Houston, Texas, y actualmente se desempeña como Director de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Anáhuac Puebla, en el centro de México.

más leídas