¿Es más sano ser vegetariano?

0
130
Imagen de silviarita en Pixabay

Dicen por ahí que somos lo que comemos. Pero, ¿tienes claro qué quieres ser? El auge de las dietas vegetarianas ha abierto un interrogante: ¿realmente hay ventajas en no consumir carne?

Un documental sobre la crueldad de las granjas porcinas, el rechazo a la textura de la arrachera o la última dieta de la actriz de moda. Sea cual sea el motivo, sostenibilidad, amor animal o salud, lo cierto es que las dietas vegetarianas cada vez causan más furor. Si estás pensando en abandonar tus taquitos de barbacoa por el guacamole y convertirte así en vegetariano, te despejamos algunas dudas.

Lo primero que debes conocer es que el vegetarianismo engloba más de un concepto. Toma nota: existen los ovolactovegetarianos, aquellos que suprimen de su dieta la carne y el pescado pero siguen consumiendo huevos y leche, y los veganos, que no consumen ningún alimento de origen animal, ni siquiera la miel.

A partir de acá, la cosa se complica con nuevos matices. Los crudiveganos, por ejemplo, arrancan desde los principios del veganismo para excluir además todos los alimentos que hayan sido cocinados o, al menos, procesados a elevadas temperaturas. Al otro lado, se encuentran los pesquetarianos, que sí comen pescados y mariscos, y los flexivegetarianos, que siguen en esencia una dieta vegetariana peeeeeeero se permiten de vez en cuando un gusto animal.

Tras este marco teórico –ojalá no te hayas perdido entre tanto término-, aterrizamos en lo que nos interesa. ¿Hay ventajas en eliminar la carne y el pescado de nuestra dieta? Para Rosa Bárbara Reyes Ortiz, nutrióloga y docente de la Universidad Popular Autónoma del estado de Puebla (UPAEP), no. “Cuando yo suprimo un grupo de alimentos, se suprime todo lo que tiene ese grupo de alimentos, como hierro, omega 3, vitamina b12… eso genera deficiencias”, advierte.

La proteína animal es, añade, de alto valor biológico, más elevado que aquella de origen vegetal. “Si soy ovolactovegetariano no es tan dañino, aunque no como pescado, ni res ni carne de pollo… sí consumo huevo y lácteos, es decir, proteínas, no hay tanta pérdida de hierro o vitamina B12”, precisa.

Para la nutrióloga Minerva Corona Castillo, la dieta vegetariana no es en sí perjudicial, siempre y cuando exista en su planeación, apunta, un acompañamiento por parte de un profesional. “El balance debe ser correcto, si no, puede causar enfermedades como la anemia ferropénica, debido a la deficiencia de hierro”, nos comenta.

¿PODRÉ PERDER PESO, DOCTOR?

Vale, pero, ¿siendo vegetariano adelgazo? Sí y no. A ver, si sustituyes el pollo frito por ensaladas, sí, claro, pero, apunta la docente de la UPAEP, con lo que hay que tener cuidado es con las kilocalorías totales consumidas, pues muchas veces, las carnes se sustituyen por hidratos de carbono como los cereales. Esta suma total de las kilocalorías es el factor que determina en mayor medida, coincide su colega Corona Castillo, la pérdida de peso. “También interviene el ejercicio, nuestras actividades cotidianas, si aun así consumo más calorías siendo vegetariano, no se dará esa pérdida de peso”, afirma.

No te desanimes, ser vegetariano sí tiene ventajas. Además de saber que nuestra dieta no implica la matanza de animales y coadyuva a la sostenibilidad ambiental –evita prácticas contaminantes ligadas a la cría de ganado-, nos permite desahogar nuestras deudas. “Dentro de las ventajas de ser ovolactovegetariano está la reducción de los costos de las compras”, revela  Corona Castillo. “Obviamente la carne tiene un costo más elevado”.

Más allá del ahorro económico, te puedes ahorrar otros muchos perjuicios. Aunque, advierte la nutrióloga, sería considerado más bien es un “rumor”, la carne está asociada muchas veces a aditivos y químicos insanos como hormonas o el clembuterol, utilizado para engordar a las reses. “El vegetariano evitaría el consumo de estas hormonas”, apunta.

Y tú, ¿ya decidiste si alitas de pollo o tortitas de papa? ¡Buen provecho!