‘Home – office’ en México: estas son las nuevas reglas

0
104
Pixabay

Las reglas del teletrabajo o ‘home – office’ en México han cambiado desde las recientes reformas a la Ley Federal del Trabajo, que imponen a los patrones la obligación de pagar parcialmente la luz y el Internet que usen sus empleados pero también les otorgan el derecho de supervisar las tareas realizadas desde el hogar. Javier Zepeda, director de la consultoría BIOS y especialista en temas empresariales, explica cómo garantizar la productividad de la plantilla laboral en este nuevo contexto.

La pandemia por el Covid – 19 ha cambiado también la forma de desempeñarnos laboralmente. La modalidad de teletrabajo o ‘home – office’, es decir, trabajar desde casa en vez de acudir a la oficina, ha incrementando notablemente.

A principios de año, solo un tercio de los mexicanos trabajaba de manera remota a tiempo completo, de acuerdo con una encuesta de IPADE Business School. Durante la contingencia, sin embargo, el 68 por ciento de la fuerza laboral del país participa en esquemas de ‘home – office’.

“Al inicio es cierto que se perdió el sentido de separar la imagen personal de la profesional, en lo personal yo recomiendo mucho no molestar a ninguno de mis colaboradores ni antes ni después de la jornada laboral”, aconseja Zepeda en entrevista.

No es la única recomendación. Las recientes reformas a la Ley Federal del Trabajo obligan al patrón a definir horarios y días de trabajo, así como la disponibilidad horaria de los empleados; además de asumir el pago parcial de Internet y electricidad del hogar.

Sin embargo, los trabajadores también pueden ser supervisados para garantizar que realmente cumplan con las tareas asignadas. ¿Cómo? El director de BIOS asegura que la tecnología permite un seguimiento eficaz de la productividad del empleado, a pesar de la distancia.

Programas de cómputo como Frontman permiten, por ejemplo, revisar la hora de encendido y suspensión de la computadora del empleado, saber el tiempo de activación e, incluso, los clics que realiza, cuándo toca el teclado o páginas webs que visita.

“La legislación de México permite la supervisión del ‘home – office’ como uno de los derechos de los patrones, incluso mediante la instalación de cámaras y micrófonos. Herramientas como Frontman permite un seguimiento más estrecho sin socavar la intimidad del empleado”, apunta Zepeda.

En este contexto, el especialista estima que más del 70 por ciento de los empleados que realizan actualmente ‘home – office’ en México negociarán con sus patrones para prorrogar esta modalidad más allá de la pandemia. “Por ello es indispensable contar con herramientas que monitoreen esta productividad, con el fin de incrementarla y no lo contrario”, añade.