Jubilación, utopía para los jóvenes mexicanos

0
181

La jubilación puede ser una utopía para muchos jóvenes ya que el sistema de pensión actual, protagonizado por las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), sólo garantiza, coincidieron especialistas, apenas un tercio del último salario percibido.

Más de dos décadas después de que se promulgase la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 1997, que creó las Afores, el futuro a partir de los 65 años de los jóvenes mexicanos resulta incierto. Hasta entonces era el Estado mexicano el encargado de proporcionar de forma directa la pensión a los trabajadores jubilados que hubieran cotizado un mínimo de 500 semanas, 10 años.

Aunque, apuntó el catedrático investigador de la Facultad de Administración Financiera y Bursátil de la Universidad Popular Autónoma del estado de Puebla (Upaep), Anselmo Chávez Capó, el cambio de sistema obedeció a un intento de acabar con “el pasivo laboral” que significaban unos pensionados con cada vez mayor esperanza de vida.

“La esperanza de vida oscilaba entonces entre los 60 y los 65 años, de repente con todos los avances que se van dando la población empieza a tener mayor esperanza vida y el Estado se da cuenta de que cada vez es más difícil cubrir los pasivos generales generados”, afirmó.

Tras haber cotizado un mínimo de mil 250 semanas o 25 años, las Afores prometen, mediante una aportación tripartita de 6.5 por ciento sobre el salario – el trabajador paga 1.125 por, el patrón, 5.150 por ciento y el Estado, 0.225 por ciento-, recursos para la jubilación con rendimientos de “entre 6 y 8 por ciento”, en una única ocasión o mediante pagos periódicos.

“Una de las ventajas es que los patrones cumplen con el mandato de ley al igual que el gobierno. Es decir, todo aquel que esté prestando servicios y exige tener un contrato de trabajo recibirá como aforado el 6.5 por ciento para crear un horizonte de bienes para su retiro”,  apuntó Raymundo Tenorio Aguilar, director de la carrera de Economía del Tec de Monterrey campus Santa Fe.

Sin embargo, aunque el sistema aseguraba funcionar sobre papel, los recursos brindados, al menos con la aportación mínima de 6.5 por ciento, son insuficientes para garantizar una buena jubilación. “Esas cuentas individuales de recursos no generan suficiente retorno remunerador”, advirtió Chávez Capó.

A diferencia del antiguo sistema que promediaba una remuneración entre los salarios percibidos durante los últimos cinco años, las Afores ofrecen, estimó el académico del Tec de Monterrey campus Santa Fe, entre “el 35 y el 38 por ciento” del salario previo a la jubilación. “Entre más aumente la esperanza de vida hay menos posibilidades de que alcance hasta la muerte”, añadió.