Migración México – E.E.U.U., factor de riesgo para VIH: estudio

0
84
Imagen de WikiImages en Pixabay

Por Carolina Vega

Los migrantes mexicanos en Nueva York, la mayoría del estado de Puebla, corren más riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) debido a una escasa educación sexual y un acceso restringido al sistema sanitario, alertó un estudio publicado en American Journal of Public Health que señaló que la prevalencia de contagio es el doble en latinos que en nativos estadounidenses.

Tal y como reflejó el estudio “Exploring Migratory Dynamics on HIV Transmission: The Case of Mexicans in New York City and Puebla, Mexico”, (“Explorando las dinámicas migratorias en la transmisión de VIH: el caso de los mexicanos en Nueva York y en Puebla, México”), existe una relación entre la migración a Estados Unidos y una mayor prevalencia de VIH.

Los poblanos residentes en Nueva York que conforman “un 45 por ciento” de los migrantes mexicanos, tienen “el doble de posibilidades” de ser diagnosticados de SIDA que los estadounidenses.  El análisis, alega que los poblanos realizan actividades que implican un “factor de riesgo” en la sociedad neoyorkina donde se “triplica” la media estadounidense en la prevalencia de casos de VIH.

Aunque la cifra de migrantes mexicanos que viven en Nueva York con VIH “no está adecuadamente documentada”, el artículo, aparecido en la edición online de la publicación especializada el pasado 17 de abril,  calcula que un “1 por ciento” de las infecciones ya registrados en la ciudad, es decir “mil 200” enfermos, corresponde a este sector de población, Asimismo, los migrantes procedentes de México conforman también “uno de cada tres casos nuevos” de contagio.

FACTORES DE RIESGO

Entre estas actividades de riesgo destacan un “bajo” uso de métodos anticonceptivos que eviten el contagio, práctica influenciada por “tradiciones culturales y religiosas” y el “machismo”; y la “aceptación cultural” de acudir a sexoservidoras. Asimismo, el uso de drogas de inyección, aunque no es frecuente en Puebla, sí lo es en Nueva York, considerándose también un alto factor de riesgo.

La dificultad de poder costear asistencia médica facilita también el rápido progreso del virus que, con frecuencia, deriva en el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Mientras que un “15 por ciento” de los nativos neoyorkinos sufren este desenlace, la cifra aumenta a “31 por ciento” entre los migrantes latinoamericanos.

En el artículo se recomienda a las autoridades estadounidenses incorporar a las bases de datos las cifras de los migrantes mexicanos, principalmente de aquellos que carecen de documentación, que conviven con el VIH con la finalidad de aumentar su acceso a servicios sanitarios preventivos donde también poder realizar un diagnóstico oportuno.