Turismo indígena en Panamá está a la deriva y pide apoyo

0
209

El turismo es uno de los sectores que ha resentido el impacto económico derivado de la pandemia, siendo el turismo indígena una de las vertientes que ha sufrido mermas importantes.

Elvin Flaco, guía y miembro de Cámara Nacional de Turismo Indígena de Panamá (Canaturi) lleva más de diez años dedicado a la industria, en unas de las comunidades que bordean el río Chagres, donde se asientan los Emberá, uno de los siete grupos indígenas presentes en Panamá.

Próximo a cumplir un año de ver los motores fuera de borda, como el deterioro de las instalaciones empleadas para promover el sector, Flaco junto a miembros de Canaturi, guías de turismo, artesanos independientes, y diversos actores del sector, realizaron una marcha pacífica hasta las instalaciones de la Autoridad de Turismo de Panamá, para entregar un pliego de  peticiones.

Dentro de los puntos solicitan un alivio económico, como la implementación dentro del Plan Maestro de Turismo Sostenible (PMTS) 2020-2025 de mayor inversión en las zonas donde se ejecutará el circuito “Panamá Indígena”.

Flaco resalta que, debido a la paralización de las actividades vinculadas al turismo, para poder subsistir migraron a otras actividades como la agricultura, la pesca, extracción de oro en los ríos y otros regresaron a sus comunidades de origen.

A pesar que no cuentan con un diagnóstico sobre la cantidad de ingresos que dejaron de percibir, estiman que solo en una comunidad, la cancelación de las reservas directas representó cerca $350,000. A esto se añade los altos niveles de pobreza que existen en las comarcas indígenas.

“Ha pasado un año y hemos sobrevivido callados. Decidimos alzar nuestras voz, para que nos tomen en cuenta, como se ha tomado en cuenta a otros sectores económicos”, acotó Flaco.

Rubiela Barnett , vicepresidenta de Canaturi, dijo que  los pequeños empresarios dedicados a promover el turismo indígena,  han quedado sin liquidez y han tenido que recurrir a los ahorros que emplearían para reinvertir en las empresas, para subsistir.

“Como empresa indígena, contamos con un alto índice de informalidad, por ello requerimos un sector más formalizado y así no quedar excluidos de respaldos financieros como préstamos, al no cumplir con los requisitos legales”, destacó Barnett.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en América Latina y el Caribe la tasa de informalidad entre trabajadores indígenas es de un 82%, casi 30 puntos porcentuales del 54% para la población en general.

En tanto las autoridades avanzan en una jornada de divulgación sobre el Plan Maestro de Turismo Sostenible, cuyo portafolio de atractivos turísticos incluye un nuevo circuito denominado “Panamá Indígena”, que brinda una visión sobre las culturas y tradiciones de los siete pueblos indígenas del país como Bribri, Naso, Ngäbé Buglé, los Guna, Wounaan y Emberá, este último ubicado al este del Canal de Panamá.